y pasó el primer año

Ayer, 3 de Mayo de 2007, se cumplió un año desde que sufriera un peculiar accidente en la Autopista del Norte(TF5), terminando mi coche subido en la mediana por la parte trasera del mismo.
Tuve mucha suerte, sinceramente, ya que el día 3 de Mayo, en algunos lugares de Tenerife, es festivo, así que mucha gente aprovecha para salir de paseo con la familia, por lo que en el momento de mi accidente, la autopista se encontraba especialmente transitada.

El accidente se produjo por la tarde, en la citada via, en sentido Santa Cruz. Un instante de tiempo en el que vi pasar por delante del morro de mi coche, los laterales de muchos otros coches, incluso la mediana de la autopista.

Algo que escapa a mi entender, sucedió, ya que milagrosamente, no llegué a colisionar con ningún otro vehéculo, por suerte. Intente por todos los medios recuperar la trayectoria de mi coche pero a base de contra-volantes no lo logré.
La situación fue la siguiente:

Circualndo yo por el carril izquierdo de la via, rozando el límite de velocidad, el coche que me precedía, frenó energicamente, por lo que yo, al ver eso, y percatarme que no podria frenar el coche sin colisionar con el de delante, opté por tocar levemente el freno y aprovechandome que por el carril izquierdo, no circulaban vehiculos, pasarme al mismo, y así frenar el coche en mejores condiciones. Pero paso lo que no me imaginaba, según volvia a tocar el freno, una vez cambiado de carril, el culo del coche empieza a deslizarse hacia la derecha, quedando mi coche formando una perpendicular con el sentido de circulación. Sucedido esto, lo primero que se me ocurrió fue tratar de recuperar la trayectoria de mi coche a base de contravolantes pero lo único que logré de esa manera, fue que la posición de mi vehículo solo variase en torno a los 180º, por lo que si tenia el culo del coche, en un momento pegado al borde derecho de la calzada, al momento siguiente, lo tenia rozando la linea de separación que hay entre los dos carriles de la TF5 a la altura de Tacoronte.
Fueron varios los momentos en los que pensé que podría conseguir devolver la trayectoria a mi coche, hasta que en un momento el coche se coloco de manera perpendicular a la mediana, con el morro mirando hacia esta, y yo también. En ese momento, no paraba de imaginarme rebotando de un lado al otro de la autopista, pero, en décimas de segundo, el coche continuo su giro, para colocarse de manera inversa al sentido de la circulación, colisionando el extremo derecho de la defensa delantera, con la mediana, y luego apoyándose la rueda trasera derecha en la misma para hacer que este se subiera a la mediana parándolo encima de esta. Milagrosamente, nadie resultó herido, no golpee a ningún otro coche, y en el mio, los desperfectos no fueron muy graves.

Una de las conclusiones que saque de este accidente, fue, que las distancias de seguridad, están para respetarlas, ya que en el momento que tuve el accidente, practicaménte no dejaba mucho espacio con el coche que me precedía. Ahora, cuando conduzco, las respeto, y además cuando no conduzco yo, sino otra persona, y este se acerca demasiado al vehículo predecesor, me pongo cardíaco, y le pido amablemente, que mantenga un margen con el coche de delante. Ya que nosotros podemos confiar en como conducimos y reaccionamos, pero no tenemos ni idea de como reaccionará el que vaya conduciendo delante nuestra.

Un saludo, y cuidado por las carreteras.